×

diariolibre.comConfesiones de un ‘instagramer’ dominicano radicado en Nueva York

Para muchos emprendedores las redes sociales se han convertido en la herramienta de proyección ideal para sus proyectos, sin embargo, no todos logran conectar con los millones de usuarios que fluctúan por las diferentes plataformas.

Y es que, para lograr el éxito digital esperado se necesita aparte de creatividad, conocimiento del lenguaje 3.0 y mucha perseverancia, cualidades que asegura tener el instagramer Iván Manito, quien cuenta con casi 100 mil seguidores sólo en Instagram.

Diario Libre ha querido adentrase en esta nueva tendencia que cada vez toma mayores adeptos y conversó con el creador de contenidos, quien ha dirigido varios cortometrajes, y además asegura ser productor de videos y actor.

“Yo me considero un creador de contenidos, no sólo hago video en Instagram, sino que además produzco material gráfico para YouTube, también escribo, soy actor y produzco también. Yo veo los videos como un empuje para que el público vea quien soy yo”, aseveró Iván durante la entrevista con este medio desde la ciudad de Nueva York.

Su acercamiento a las redes es una extensión de su trabajo como stand up comedy, algo que le ayuda a su juicio a conectar más con el público, porque sus contenidos son basados en el humor, una cualidad fundamental para el contenido que realiza.

Sobre el auge de este tipo de materiales en redes sociales aseveró que, “en estos tiempos con estas plataformas no se necesita la aprobación de nadie para desarrollar las ideas que tienes, y te da acceso a un público heterogéneo, algo que te ayuda no sólo a proyectarte, sino que, si lo haces bien a recibir ingresos suficientes para desarrollarte”, estimó.

“Regularmente los medios tradicionales no son muy accesibles para los nuevos talentos, pero si ya tienes una plataforma en redes sociales es más fácil entrar”, lo estimado por el criollo es fácilmente comprobable con figuras como Lele Pons, una conocida instagramer, que pasó a ser conductora de exitosos programas como La Voz en la cadena de televisión Televisa, además de llevarla a firmar un contrato de exclusividad como cantante con una de las casas disqueras más importantes del mundo, lo mismo pasó en el país con figuras como Carlos Durán o Bulin 47, quienes tras subir materiales de corte humorístico han desarrollado carreras exitosas en la televisión y la música respectivamente.

Sin embargo, reconoce que no todos los que suben materiales a las redes sociales pueden ser considerados creadores de contenidos, influencers, instagramers o youtubers, y lamenta que todos sean medidos y criticados de la misma forma.

“En redes sociales hay muchas personas haciendo cosas sin sentido, con el simple objetivo de querer ganar dinero, pero que no cuentan con ninguna metodología o esquema, y lamentablemente al momento de criticar el trabajo se suele englobar a todos por igual. Es difícil que te juzguen igual a ti que te empeñas en hacer cosas cuidadas con otros que no. El público también se cansa y evita ver cosas por pensar que todo el contenido es el mismo”, se lamentó.

“A veces el que tiene el talento queda apocado por otros que no se esmeran en su contenido, pero no es lo mismo hacer un humor con libreto a ir a una bodega tumbar algo y esperar que alguien se asuste”, reiteró.

“Yo trato de atraer a un público que le gusta un contenido sano. No me importa tener mucha cantidad de seguidores, sino que sean fieles a lo que hago que es lo más complicado en este tipo de plataforma, y que son los que apoyan”, detalló.

Iván considera que el auge que están teniendo los llamados instagramer o youtubers en Santo Domingo puede llegar a saturar el mercado local. “En Santo Domingo todos quieren ser comediantes de las redes, pero en el camino se dan cuenta que no es fácil obtener seguidores, pues falta mucha preparación. Pienso que los que están establecidos deben ayudar a los emergentes a perfeccionar su material. Falta unión y colaboración entre los creadores de contenido”, manifestó destacando que hay excepciones como El Boli, Kenny Grullón y otros que si apoyan el nuevo talento.

A su juicio la migración de figuras de la televisión dominicanas hacia las redes sociales tiene su explicación en la situación de la televisión actual y la falta de interés de los jóvenes en consumir el material que se difunde por esa plataforma. “El público joven no pertenece a la televisión, la gente no le gusta consumir material de mucho tiempo y que no puede controlar. A la gente le gusta manejar su tiempo y su contenido, y la televisión está en desventaja ante el internet en ese sentido”, ese y otros factores como la falta de inversión versus rentabilidad han influido en que figuras de la televisión hayan dado el paso para las redes sociales.

Figuras como Iamdra Fermin, Zeny Leyva e incluso Altagracia Salazar han optado por este medio para seguir conectadas con el público tras salir de la televisión.

Si es rentable, pero no es tan fácil lograr ingresos”, esa fue la respuesta del creador de contenido, “se debe ser consistente, cada día hay nuevas formas y nuevos procesos, pero eso dura tiempo. Instagram no paga, a excepción de la promoción de marcas que te permite, pero no es fácil tampoco llegar a ellas. YouTube sí, pero se necesita una cantidad de seguidores y reproducciones. La ventaja de YouTube es que no cuenta con restricciones ni ataduras”, enfatizó

Hay influencers que trabajan con agencias (estas representan a varios de estos jóvenes de éxito) y los hay que van por libre. También hay contratos puntuales (un post, una imagen), pero cada vez más se va hacia las campañas (varias publicaciones), o incluso los contratos de exclusividad.

Pero una buena aproximación, según confirman varias fuentes del sector, sería la siguiente: en el caso de un mensaje en Twitter/Facebook, entre 80 y 100 euros por post en caso de tener 10.000 fans/impresiones; 300 euros para 50.000 fans y hasta 3.000 para medio millón. Se paga mejor Instagram: 120-150 euros por foto para 10.000 fans; 500 euros por 50.000 impresiones y a partir de 2.500 euros en el caso de tener más de medio millones de followers. ¿Qué se paga más? Los vídeos de Youtube: entre 150-300 euros por 10.000 seguidores, y 10.000 euros por medio millón de followers. Y de ahí en adelante, como han reconocido algunos youtubers.


Fuente:diariolibre.com | 18/2/19 9:55:21 a. m.

Ver las noticias filtradas por : confesiones | instagramer | dominicano | radicado | nueva | york |


Ver otras noticias